Consejos y Recursos

Evitando el terrorismo durante los viajes

Por James Daw, Escritor Colaborador

Nota al lector: Todos los enlaces en este artículo solo están disponibles en inglés

Los ataques terroristas son ampliamente reportados aunque extremadamente raros, particularmente en Norte América. Las probabilidades de que un norte-americano sea atacado son más o menos de una en 20 millones, reportó El Washington Post en abril de 2013. Aunque estos sean raros, su impacto puede ser severo. Así es que los viajeros deberían pensar en cómo reducir el riesgo de lesión personal, estrés, e interrupciones. Tales ataques llegan sin previo aviso, tal vez más ahora que la naturaleza del terrorismo está cambiando, como sugieren algunos expertos. Incluso los amigos cercanos y la familia pueden no tener la menor idea acerca de la intención de sus seres queridos de cometer actos violentos e impactantes. Los perpetradores pueden encontrar inspiración e instrucciones en línea. Los viajeros pueden hacerlo también.

Ataques terroristas de nuevo en alza

Los ataques terroristas alrededor del mundo llegaron a 104,000 desde 1970 a 2011. Esto equivalía a un promedio de 2,476 al año. El número de incidentes anuales llegó a más de 4,500 en 1990, y luego se redujo a menos de 1,000 en el 1998. Las cifras han aumentado desde entonces, llegando a sus más altos niveles reportados en el 2009. Un reporte del gobierno canadiense cita más de 7,000 incidentes terroristas alrededor del mundo en 2012. Desde 2001, 194 canadienses han muerto en dichos incidentes. Un gráfico interactivo (requiere Adobe Reader) que incluye las estadísticas acerca de ataques terroristas puede verse en el sitio web del National Consortium for the Study of Terrorism and Responses to Terrorism —mejor conocido como START— un centro de investigaciones radicado en la Universidad de Maryland.

Préstele atención a las alertas de viajes: El primer paso para protegerse a sí mismo es visitar los sitios web gubernamentales en donde se publican las prohibiciones y alertas de viaje. Estas indican cuales países presentan la frecuencia más alta en cuanto a ataques a visitantes por motivo de carácter criminal o ideológico. A menos que usted deba asistir por responsabilidades críticas concernientes a la familia o a negocios, sería prudente evitar ir a ciertos países, de acuerdo al Departamento de Relaciones Exteriores, Comercio y Desarrollo de Canadá. El gobierno canadiense anticipa que la guerra civil en Siria y las acciones del gobierno de Irán traerán más ataques terroristas. Antes de viajar a un país en donde hay trastorno social, o peligros de origen natural, sería una buena idea registrarse para recibir ayuda durante una emergencia, y para recibir alertas de última hora y obtener consejos desde su país de origen. Usted también puede asumir la responsabilidad de investigar en línea el estado de seguridad de los países que planea visitar.

Los residentes procedentes de Canadá, Estados Unidos o Australia se pueden registrar para obtener información y asistencia durante sus viajes. El Reino Unido ya no invita a sus viajeros extranjeros y a expatriados a registrarse para obtener ayuda durante una crisis mientras viajan fuera del país. En cambio, anima a los viajeros a que visiten un sitio web para buscar información específica sobre cada país o para recibir alertas de viaje por medio de Twitter y otros medios de comunicación social.

Escoja con cuidado sus actividades en público: Aeropuertos importantes y atracciones turísticas como el edificio del Empire State y el Memorial de 9/11 en el World Trade Center en New York tienen un alto nivel de procedimientos de seguridad para proteger a sus visitantes. En el 2010 fue frustrado un atentado terrorista que involucraba un vehículo con explosivos en Times Square. Pero otros lugares públicos que atraen multitudes, especialmente a extranjeros afluentes, no están tan bien protegidos. En la Maratón de Boston el 15 de abril de 2013, dos hermanos jóvenes llevaban bombas de metralla en sus mochilas y lograron matar a tres personas y herir a más de 260 en lo que originalmente se supuso que era un ataque terrorista ideológico. (Desde entonces, se reportó que el hermano mayor tenía problemas de salud mental y que el menor era un estudiante fracasado quien vivía del dinero que ganaba con la venta de marihuana.) Al final de ése año, el 11 de septiembre, un grupo de sólo cuatro hombres armados no identificados, sospechosos de estar asociados con al Shabbab, un grupo afiliado con al Qaeda, se las arregló para matar a más de 60 civiles y seis soldados en el Westgate Mall en Nairobi, Kenya.

Los manifestantes políticos en la mayoría de los países pueden atraer una multitud, pero no es sabio unirse a éstas. Las autoridades públicas de estos países pueden decidir reprimir a sus propios ciudadanos, incluso a las personas que ejercen el derecho a la libertad de expresión que ustedes disfrutan en su país de origen. Por lo tanto, siempre es mejor evitar entrar en el meollo de la acción.

No haga evidente que es turista por medio de su vestimenta: La ira hacia los Estados Unidos se ha visto impulsada a raíz del uso de “drones” (aviones sin piloto) para atacar a opositores en Afghanistan, Pakistan, Yemen, y otros países. Esos mismos aviones también han asesinado a civiles. Por esta y por muchas otras razones, algunos consejeros de viajes en Estados Unidos urgen a los ciudadanos americanos a que no se comporten de una manera muy llamativa mientras se encuentran en el extranjero. Para los viajeros a países extranjeros es recomendable no utilizar ropa que haga que se vean estadounidenses, advierte el escritor de viajes Wendy Perrin. “No usar zapatos Nike, blue jeans, gorras de baseball, o logos”, ella advierte.

Sepa a quién llamar: Pida asesoría y ayuda en los consulados y embajadas de su gobierno en el exterior si alguna vez se encuentra en medio de una situación de peligro, incluyendo un ataque terrorista. Hay un cierto riesgo de que los ataques terroristas puedan interrumpir los servicios públicos, como la electricidad, los cajeros electrónicos, y los servicios de telefonía celular. Así que trate de no depender exclusivamente de los dispositivos de comunicación electrónica. Haga copias en papel de los números de contacto de emergencia, como el consulado más cercano, el centro de llamadas de emergencia local, o una empresa de taxis. Lleve algo de dinero, además de tarjetas de crédito, y mantenga estos en un lugar bien escondido, por si se presenta el caso de tener que pagar el transporte para salir de una zona de peligro.

Reaccione rápidamente ante ruidos alarmantes y productos químicos: Proceda directamente hacia una salida tan pronto oiga una alarma, o el ruido de una explosión. Sobrevivientes de los ataques del World Trade Center en el 2001 abandonaron rápidamente sus oficinas. Otros que se quedaron atrás con sus jefes, o escucharon las palabras tranquilizadoras de que los edificios eran seguros, no sobrevivieron. Elija una ruta que minimice el riesgo de ser pisoteado o herido mientras pasa a través de ventanas o partes de un edificio desestabilizadas por una explosión. Si escucha disparos, tírese al suelo. Arrástrese hacia un escudo protector si usted está seguro de que este está fuera de la vista de los tiradores. Si usted nota olores inesperados, vapores o gotas inexplicables, animales muertos o moribundos, personas con síntomas repentinos como náuseas o dificultad para respirar, o personas que usan protección respiratoria en un espacio público ocupado, busque refugio, desvístase, dúchese y luego corra a un hospital. En caso de que se separe de sus compañeros de viaje, acuerde cada día con ellos un sitio en dónde reunirse más tarde. Tal vez en la seguridad de una estación de policía, hospital, hotel o edificio de un banco.

Prepárese para el peligro: Al aventurarse en territorio extranjero o espacios públicos con mucha gente, es importante estar alerta. Esto no va a ser fácil si usted bebe alcohol, toma ciertos medicamentos, o usa drogas ilegales. El estar caminando sin estar en sus cinco sentidos le hará un blanco más fácil para los criminales, así haya o no un ataque terrorista. En caso de que se lesione, un botiquín de primeros auxilios personal podría aumentar sus posibilidades de supervivencia hasta que pueda llegar a un hospital. Un sitio web del gobierno canadiense, orientado a las mujeres, sugiere tomar un curso de defensa personal antes de viajar al extranjero. También ofrece otros consejos de seguridad adecuadas para las mujeres y los hombres. Otras fuentes sugieren un curso en técnicas salvavidas.

El terrorismo es sólo un tipo de peligro que los viajeros podrían enfrentar cuando están lejos de las comodidades del hogar. Violencia, explosiones, o tiroteos pueden ocurrir —y estos ocurren— en la mayoría de los países de una manera u otra. La motivación para atacar podría surgir por razones distintas a razones políticas o ideológicas. Pero prepararse para el terrorismo podría significar evitar o reaccionar a los peligros de otro tipo, lo que ayudaría a regresar a sus amigos, colegas y familiares sano y salvo.